domingo, 7 de febrero de 2010

CHICHI PERALTA LOGRA POR FIN CRUZAR EL RIO ESE

Chichí tuvo de invitado a Chicho Molina director de la Sinfónica

Como para que no me lo cuenten, estuve en el show “De aquel la'o del río” que presentó Chichí Peralta en el Palacio de los Deportes. Puedo decir que por fin, Chichí logró cruzar el río.
Una interesante conversación surgió entre Fausto Polanco y yo con relación a si lo que estábamos viendo era un espectáculo o un concierto.
Ya en varias ocasiones, por este y otros medios, he explicado la diferencia entre estos.
Un espectáculo requiere de la bien conjugación de elementos coreográficos, escenográficos, luminotécnicos, vestuarios, musical, teniendo como espina dorsal el desarrollo de una idea conceptual que sea el tema central. Implica el orden de los temas, el ritmo de la puesta en escena.
El concierto, aunque puede llegar a tener los elementos señalado anteriormente, es más sencillo, sin dejar de cuidarlo, quizá sin un orden rígido ni la narración lógica de un tema central.
A juzgar por lo que veíamos en momento parecía un concierto, en otro un espectáculo, pues el hilo conductor, que era Chichí Peralta, rompía con sus múltiples intervenciones lo que pudo haber sido un gran espectáculo.
Pero fue un gran concierto, con una banda formidable, bien afinada que logró exhibir un sonido impecable, aunque en un momento “un pito” quiso hacerle una mala jugada.
Peralta se hizo acompañar de varios invitado, el primero de ellos Krency García, mejor conocido como el prodigio y uno de los mejores acordeonistas, quien logró una buena ejecución.
No hay dudas que la presencia de Juan Luis Guerra en cualquier escenario impacta, como cuando lo ví al lado del Grupo Aventura en el Madison. Ahora logró la misma magia, cuando interpretó una suave canción a dúo con Peralta. Mucha gente esperaba un tema más movido.
Sin embargo, pienso que la tapa al pomo se la puso la presencia de la Orquesta Sinfónica Nacional dirigida por Chicho Molina (le dicho Chicho de cariño y como le llaman sus familiares, pero en realidad es José Antonio Molina, el maestro).
Creo que en los temas en los cuales la Sinfónica tuvo presencia pudo habérsele dado más protagonismo para que sus instrumentos sobresalieran más, pues el mismo pareció opacado por momento por el sonido de la banda de Chichí. Sin embargo, su actuación fue de mucha calidad.
Otra de las figuras invitadas fue la cantante japonesa Kumiko Yoshijara (muchos pensamos que era Cristal Marie) quien cantó a dúo con Chichí “Amor Samurai”. Excelente interpretación, no hay dudas.
Chichí Peralta es el gran artista, se lució en escena, con una producción de mucha calidad en la que se innovó con la difusión de un video de este artista en pantalla gigante usando el recurso del 3D, tanto el opening como en el cierre.
El Palacio de los Deportes no estuvo lleno, poco más de la mitad había, pero de que el público gozó el concierto no hay dudas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada